Nuestra cocinera

Para dar de comer a la generación de jóvenes que llegan cada año a Residencia Plural lo hemos probado casi todo. Es un tema delicado e importante: son diez meses de estancia, hay que conseguir que coman de forma equilibrada y variada, que el precio sea asequible, que les guste y que no se cansen.

Finalmente, hemos encontrado la fórmula que íbamos buscando de la mano de Teresa Carratala:”Hay que recuperar esa idea de sentarse a la mesa a comer y  preguntarse qué hay hoy. Lo que hacían nuestras abuelas era salud pura: un menú equilibrado compuesto de un entrante y un plato principal, que es lo que necesita nuestro cuerpo en cada comida”.

Veníamos de una experiencia en la que cada estudiante elegía su menú pero nos conquistó la lucidez con la que Teresa planteaba el problema de la alimentación de estas nuevas generaciones y la exquisitez de sus platos. Finalmente conseguimos interesarla para que colaborara con nosotros desde su restaurante: “De acuerdo. Me gusta la idea de cocinar todos los días para las mismas personas. ¡Vamos a ver cómo le damos de comer a la generación youtube!”.

Un menú mensual con matices…

Teresa elabora para nosotros un menú mensual donde cada estudiante puede introducir cambios hasta las 22 horas del día anterior. Cada mes se cambia el menú para asegurar que los estudiantes no se cansen y aprovechar los productos de temporada. Podéis consultar los menús en el blog de nuestra cocina.

¡La cena está lista!

Para que los platos de Teresa lleguen a Residencia Plural hicimos un estudio sobre cuáles eran las bolsitas porta alimentos que mejor conservaban el calor y el frío en sus dos departamentos. tenemos Teresa y su equipo preparan los platos en su restaurante y de su cocina salen, dos veces al día, unas deliciosas bolsas térmicas que llegan a los casilleros de cada residente. La bolsita contiene un entrante, un plato principal, una fruta o un lácteo. Sobre las 13.00 horas llega la comida y sobre las 19.00 horas la cena, así cada día, de lunes a viernes.

Cuando llega la comida los estudiantes reciben un mensaje en su teléfono móvil: ¡La cena está lista! Cuando acaban devuelven a sus casilleros sus bolsitas y sus tuppers que serán recogidos al día siguiente cuando reciban la comida. Nuestra propuesta es que los estudiantes se cocinen los fines de semana, pues es una actividad más para ir ganando autonomía, pero si alguien quiere contratar la comida el fin de semana tenemos otras opciones. Aquí tenéis algunos vídeos donde los estudiantes que han participado en el programa piloto hablan de la comida que prepara Teresa.