Opiniones

Con algunos estudiantes del curso 2015-16, grabamos una serie de audiovisuales a los que llamamos Confesiones Plurales, donde ellos y ellas expresaban cosas sobre la residencia para ayudar a las personas que llegan por primera vez a la Residencia. Compartimos con vosotros uno de ellos, en el que describen ¿Cómo es Residencia Plural?

Aquí podéis leer otras opiniones de algunos de los y las residentes del curso 2012-13

El grupo de 2012-2013 con Berta, en un momento de risas

Pepe, 18 años, estudiante de Biotecnología
“Muchas cosas me vienen a la cabeza al pensar en la resi…¿Qué es lo mejor? -Todo, de verdad. No penseis que me han pagado por escribir esto, ni nada por el estilo. Para mí es un orgullo formar parte de esta gran familia. La resi se encuentra en una de las mejores zonas de Valencia, en pleno centro, y cerca de aquí esta el Mercado Central, Plaza de la Virgen, el barrio del Carmen, el centro Octubre de cultura contemporánea, el teatro, la filmoteca, fnac, etc… Hay muchas paradas de metro y tranvía en los alrededores para ir a cualquiera sitio. La dieta es variada y personalmente (soy un chico de buen comer) todo está buenísimo!
Para los amantes del deporte, el río está a unos 5 min de casa, son 8km de zona verde que recorren Valencia desde el noreste hacia el sudeste, con campos de fútbol, atletismo, rugby, canchas de baloncesto, skate park, etc.Hablando un poco sobre los entresijos de la resi, tengo que decir que la convivencia es bastante buena. Al principio pensaba que sería un caos pero la dinámica propuesta funciona de maravilla, hacemos reuniones mensuales para exponer nuestros problemas y métodos para solucionarlos. Dormir con más personas no supone un problema porque las habitaciones son solo para eso, y se respetan unos horarios de sueño. Tenemos nuestra propia biblioteca y rincones de descanso en cada una de las habitaciones.Mi experiencia personal es muy positiva. La resi está planteada de manera en que todas las personas se tienen que implicar un poco en todo, y eso te hace crecer como persona. Se establecen vínculos con todos y cada uno de los residentes formando una gran familia. Me gusta mucho recordar como fuimos cambiando, de ser unos completos desconocidos a ayudarnos unos a otros en la biblio, ver pelis los findes, salir a conocer la ciudad en grupo. Animo a todo el que lea esto a que venga a verla, no se pierde nada, el tiempo no es oro señores y señoras, el tiempo es vida, y qué mejor teniendo una experiencia como esta!

FRAN, 25 años, estudiante de Psicología

“Este año me he sentido como si estuviera en una gran familia. Siento que he tenido nueve herman@s con los he podido compartir muchos sentimientos, inquietudes, experiencias y sobre todo muchas ganas de reir por cualquier cosa. Creo que más allá de la ayuda que puedas recibir u ofrecer a los demás, la convivencia en esta residencia construye un muro donde los problemas o se quedan fuera o pierden la importancia que les solemos dar rápidamente. Sin duda me alegro de haber decidido vivir aquí y espero que los futuros miembros sepan apreciar la oportunidad que tienen de convivir en este grupo”.

Javier, 18 años, estudiante de Ciencias del Deporte

Primer año de universidad y primer año fuera de mi ciudad, la residencia para mi ha sido como una gran familia con sus más y sus menos, un ambiente agradable y sobre todo buen humor a todas horas! Para mi lo unico que tiene esta casa de residencia es el nombre, es un piso, con una normas de convivencia basadas en la confianza y donde se esta muy a gusto. Al principio era un caos pero todos hemos mejorado con el tiempo.

Laura, 18 años, estudiante de Biotecnología

Esta residencia lo que tiene de peculiar es la libertad que te deja para hacer lo que tú quieras y necesites. Únicamente tienes las normas que actúan como aceite para que en la convivencia todos los engranajes encajen a la perfección. Y sí, como siempre hay algún que otro desastre, pero uno a uno nos hemos apoyado hasta conseguir que este puzle tome forma y que ahora mismo todos tengamos la capacidad de convivir casi al 100%. Todos y cada uno de nosotros hemos ido mejorando en los aspectos en los que teníamos decadencias. Todo esto lo consigue la residencia plural y es que, lo más apropiado para describir esto no sería ni una residencia, ni un piso, sería una GRAN FAMILIA. Cuando venimos aquí, todos venimos con miedo y no sabemos lo que nos vamos a encontrar, pero hoy por hoy lo que puedo decir es que he encontrado a la mejor compañía que se podía tener. Sí, la pequeña chica de la casa puede decir que vivir con 8 hombres ha sido la mejor de las experiencias que haya tenido porque siempre que alguno de los que hemos convivido ha necesitado algo, ha tenido ese apoyo que a veces te hace falta cuando te vas solo a estudiar fuera de casa, donde te faltan los mimitos de la mami, las peleas entre hermanos que acaban con risas, las tonterías que sacan alguna que otra locura a la luz y todas esas cosas que te hacen falta cuando tienes 18 años. Bien, pues eso que tanta falta nos hace cuando nos vamos, todo eso lo hemos conseguido tener aquí. Ese hermano con el que pelear, esas risas sin motivo, esas locuras, esos mimos y ese apoyo tan necesario cuando algo va mal. Además que el cuidado que necesitas de la mami al estar lejos, te lo ofrece Berta cuando se preocupa de que todo vaya bien. Sólo decir que el que decida vivir esta experiencia, no se defraudará porque aquí he encontrado a las mejores personas que he conocido. Y sí, algún percance físico he tenido por aquí, pero nada que no haya pasado entre risas y recuerdos imborrables que siempre recordaré con una sonrisa. Asi que, ¡os animo a encontrar esa familia! LO UNICO QUE ME QUEDA POR DECIR AHORA ES, GRACIAS Y HASTA PRONTO…